BlogElegir entre semillas autoflorecientes y feminizadas: una guía para principiantes

Azarius

  • $

$ 0, -

0,00 $

Elegir entre semillas autoflorecientes y feminizadas: una guía para principiantes

08-03-2019

Un cuento sobre Cannabis Sativa, Indica y Ruderalis

El autor norteamericano Kurt Vonnegut, que estudió antropología, dijo una vez que nuestras historias occidentales difieren de las historias de las culturas más "primitivas" en que las nuestras tienen un arco narrativo: los personajes persiguen una meta, necesitan superar dificultades y tener éxito al final o, al menos, han encontrado que la experiencia es catártica. La historia canónica de cómo nosotros, como humanos, nos relacionamos con la planta de cannabis tiene sus raíces en una antigua simbiosis, pero se lee como un cuento infantil moralizador.

La historia del cannabis en la actualidad es sencilla y directa, al menos desde el punto de vista de los aficionados del THC: tiene protagonistas que aspiran a superarse a sí mismos, un rival que enmienda sus costumbres y un final feliz en el que ambos personajes terminan trabajando juntos para el mejoramiento de la humanidad. Esta historia es sobre Sativa, Indica pero también sobre su pariente poco conocida Ruderalis, que será elegida como la villana arrepentida.

Las variedades de cannabis Sativa e Indica contienen porcentajes mucho más altos de THC que sus hermanas Ruderalis, pero solían sufrir una gran debilidad: crecen lentamente y florecen sólo una vez al año. Pueden llegar a ser impresionantes arbustos con una abundancia de cogollos densos y cubiertos de resina. Son las variedades Sativa e Indica las que se han convertido en iconos culturales a través de las representaciones de sus hojas anchas, exuberantes y con múltiples "dedos". Aparte de su apariencia conspicua y su abundante rendimiento, Sativa e Indica se originan en el hemisferio sur y se han acostumbrado a un estilo de vida lujoso. Florecen cuando llega el momento adecuado. Son conocidas como cepas fotoperiódicas, ya que pasan de su estado vegetativo a su etapa de floración cuando la luz solar se hace escasa al final del verano.

En comparación, Cannabis Ruderalis se adaptó a las duras condiciones del hemisferio norte y es más achaparrada, menos exuberante y lujosa que los miembros de su familia del sur. Esta cepa no sólo ha aprendido a lidiar con menos luz solar, sino que también ha desconectado su período de floración de los cambios en la exposición a la luz. Esto significa que Cannabis Ruderalis florecerá después de cierto tiempo y puede florecer varias veces al año, independientemente de los cambios estacionales. La Ruderalis, desafortunadamente, tiene cantidades más bajas de THC, lo que la convierte en el caballo oscuro de la familia del cannabis en esta historia.

Nuestras heroínas Sativa y Indica han superado su delicada naturaleza al ser cruzadas con Ruderalis: muchas variedades de Sativa e Indica son por lo tanto híbridas. En su búsqueda de convertirse en versiones mejores, más fuertes y más productivas de sí mismas, las variedades Sativa e Indica se han fusionado con las de Ruderalis para darnos lo mejor de ambos mundos. Así lo cuenta la historia...

Autoflorecientes o feminizadas: más de lo que se ve a simple vista

Desgraciadamente, el arco estereotipado de esta historia no hace justicia a las complejidades del mundo real. Lo que los humanos más valoramos son las plantas femeninas de cannabis y sus cogollos de resina no polinizada. Hoy en día, las semillas de las variedades Sativa e Indica (o de sus híbridos) se denominan a menudo feminizadas, mientras que las semillas de las variedades que se han cruzado con Ruderalis se denominan "autoflorecientes". Esto ignora el hecho de que la mayoría de las semillas autoflorecientes también han sido feminizadas. Por lo tanto, una distinción más precisa sería la de semillas ''fotoperiódicas" vs. semillas ''autoflorecientes'', pero por el bien del argumento, nos quedaremos con la terminología establecida. ¿Bueno, entonces qué es lo que hay que tener en cuenta a la hora de elegir entre semillas autoflorecientes y feminizadas (o fotoperiódicas)?

En general, si prefieres cosechas múltiples al año, las variedades autoflorecientes son una apuesta segura. Plantas más pequeñas y períodos de floración más cortos resultarán en cosechas modestas pero confiables. Las cepas feminizadas crecen durante un período de tiempo más largo y pueden alcanzar un tamaño impresionante en el momento de la cosecha. Son más delicadas en términos de floración y sólo se pueden cosechar una vez al año, aunque el rendimiento será abundante, potente y con menos residuos frondosos entre sus cogollos. Podar no ayudará a tus plantas autoflorecientes, ya que sólo están en su estado vegetativo durante un tiempo limitado, lo que limita el desarrollo de nuevas ramas. Por el contrario, tus plantas feminizadas se beneficiarán enormemente de una poda bien ejecutada y pueden convertirse en especímenes impresionantes.

Una ventaja adicional de las cepas feminizadas es que pueden ser clonadas. Un clon de una planta, básicamente un esqueje que se puede replantar, que no sólo conservará la composición genética de la planta madre, sino también su edad. Para las variedades autoflorecientes, esto significa que un clon comenzará a florecer cuando es sólo una pequeña planta, resultando en una cosecha muy escasa. Un clon feminizado (fotoperíodico!) todavía tendrá mucho tiempo para pasar por su estado vegetativo, permitiéndole crecer hasta convertirse en una planta de tamaño considerable en el momento en que quieras cosechar. Cada nueva planta autofloreciente requerirá una nueva semilla, mientras que una sola semilla de una planta feminizada le permitirá cultivar un jardín de cannabis de tamaño considerable (a partir de clones). Aparte de estas consideraciones generales, es posible que desees profundizar un poco más los pros y contras de cada opción, dependiendo de si vas a cultivar tus plantas en el interior o en el exterior.

Autoflorecientes vs feminizadas: cultivos exteriores


Las variedades autoflorecientes proporcionan el beneficio de que no necesitas preocuparte por la cantidad de luz a la que están expuestas tus plantas. Madurarán de acuerdo a su programación genética, independientemente de los ciclos de luz. El modesto tamaño de las plantas autoflorecientes es perfecto para entornos en los que querrás que tu cannabis se mezcle con el resto de tu jardín. Las plantas autoflorecientes tienen la ventaja adicional de estar expuestas a las plagas por sólo un breve período de tiempo antes de la cosecha.

La siembra de semillas feminizadas se realiza generalmente alrededor de marzo/abril y la cosecha alrededor de septiembre/octubre. La planta feminizada seguirá creciendo en la etapa vegetativa mientras esté expuesta a la cantidad adecuada de luz solar, lo que es perfecto para los cultivadores que desean que sus plantas de cannabis ocupen un lugar destacado en su jardín. Una guía general sobre el cultivo de cualquier planta de cannabis al aire libre se puede encontrar en nuestra enciclopedia.

Autoflorecientes vs feminizadas: cultivos interiores

Las variedades autoflorecientes funcionan muy bien cuando siguen un régimen regular de 16 horas de luz y 8 horas de oscuridad en todas sus etapas vegetativas y de floración. Su tamaño relativamente pequeño las hace candidatas perfectas para el cultivo en interiores cuando el espacio limitado es un problema. Hemos preparado una guía más detallada sobre el cultivo de plantas autoflorecientes, útil para el cultivo en interiores y exteriores.

Mantener las plantas de semillas feminizadas en su estado vegetativo requerirá alrededor de 18 horas de luz y 6 horas de oscuridad. Tan pronto como cambies el ciclo de luz a un régimen de 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad, la planta comenzará a florecer y no habrá vuelta atrás. Podar tu planta para que alcance su máximo potencial requiere cierta habilidad y la planta eventualmente ocupará una cantidad considerable de espacio.

Autofloreciente vs feminizada: es hora de decidirte

Aunque las semillas autoflorecientes representen un paso adelante para los cultivadores de cannabis de todo el mundo, hay muchas buenas razones para preferir las semillas feminizadas. Ya sea que estés cultivando al aire libre o en interior, o buscando plantas autoflorecientes o feminizadas, ahora es el momento de comenzar a plantar. Por lo tanto, es posible que desees decidirte ya, si realmente deseas aprovechar al máximo las cosechas de este año. ¿Estás empezando a mojarte los pies en el campo de la botánica y te gustaría obtener tus hierbas tan pronto como posible? Tal vez no te importe comprar nuevas semillas para cada nueva planta si esto significa que obtendrá múltiples cosechas al año? Entonces, comprar semillas autoflorecientes es probablemente el camino a seguir. ¿O es que tienes un pulgar verde y estás dispuesto a esperar para cosechar las recompensas de plantas grandes y bien desarrolladas? ¿Quizás incluso estás considerando clonar una planta madre que sabrás que se adaptará a tus necesidades particulares? En ese caso, las semillas feminizadas son probablemente lo que buscas. No importa lo que elijas, Azarius te ofrece la posibilidad de elegir entre más de 25 bancos de semillas y una práctica herramienta de búsqueda en nuestra tienda de semillas, para ayudarte a obtener las semillas que mejor se adapten a tus necesidades.



¿Tienes al menos 18 años de edad?

Para visitar nuestra tienda en línea hay que confirmar que tienes al menos 18 años de edad.